Marea Negra: Estela de petróleo llegará mañana a Luisiana


Por Natalia A. Bonilla Berríos/Revista Latitudes

La costa sur de los Estados Unidos está en alerta por el derrame de petróleo de la plataforma perforadora  Deepwater Horizon, que ha alcanzado desde ayer miércoles más de 1,000 kilómetros de circunferencia.

Las tres fugas de crudo de esta plataforma localizada en el Golfo de México vierten a diario un aproximado de 5,000 barriles y no 1,000 como se preveía, según informó hoy la Guardia Costera de los Estados Unidos.  Deepwater Horizon explotó el 20 de abril y ya para el 22,  la perforadora se hundió a 40 millas de la embocadura del Río Mississippi.

“No sabemos qué causó esto, pero estamos enfocados en proveer todos los recursos posibles para controlar el escape del petróleo desde su origen, atacar el derrame en el mar y proteger el litoral y las zonas sensibles cuando el aceite llegue a ellas”, explicó John Curry, representante de BP Atlanta, a Latitudes.

El Departamento de Homeland Security y la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) han unido esfuerzos con las corporaciones británicas propietarias de esta plataforma, Beyond Petroleum (BP) y Transocean, para controlar el desastre.

Aparte de los 14, 6454 galones de dispersante que se han utilizado y los 119, 734 que están de camino, Tony Hayward, director general de BP, expresó en conferencia de prensa que ya han desplazado una flota de 32 barcos, cinco aviones, dos plataformas y más de 1,000 empleados para comenzar la limpieza del Golfo.

“Dadas las condiciones actuales y el impacto masivo de nuestra respuesta, estamos confiados en nuestra capacidad para hacer frente a este vertido en alta mar”, dijo Hayward.

Para aminorar los daños del desastre, las autoridades estadounidenses iniciaron la quema de petróleo en la superficie del agua para detener el esparcimiento del crudo.  Además, de acuerdo con Curry  también se ha roceado cerca de 100,000 pies con espuma alrededor del área “para ayudar a proteger las ya identificadas zonas costeras sensibles”.

Luisiana: “estado de emergencia”

El gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, adelantó sus reacciones a este desastre ecológico que arribará a las costas del Estado mañana por la tarde.

“Al igual que lo hacemos en un huracán, nos estamos preparando para lo peor y esperamos lo mejor”, dijo Jindal en conferencia de prensa hoy.

Sin embargo, las organizaciones ambientales ya están haciendo estimados de los daños a la flora y fauna marina y terrestre que provocará este incidente.

La Iniciativa Costera Audubon Luisiana considera que cerca de 400 especies se verán afectadas negativamente por el derrame, puesto que es la época de procreación y crianza de las aves migratorias y los atunes.

“Es lamentable que tenga que ocurrir un desastre potencial como éste para recordar a la nación (norteamericana) los riesgos relacionados con nuestra adicción al petróleo”, expresó hoy Mike Audubon, director legislativo de Audubon.

Aparte de Luisiana, se prevé que el derrame impacte las costas de Mississippi, Florida y Alabama.

La Revista LATITUDES trabajará una cobertura especial durante los próximos días para brindar la más completa información sobre las pérdidas y daños que está ocasionando este desastre ecológico.Pendientes a nuestras actualizaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s