La necesidad periodística de la Ciudad de Juárez


Por Natalia A. Bonilla Berríos / Columna radial para Periodismo Libre

Emilio Gutiérrez no regresará a Ciudad de Juárez. Ricardo Chávez y Alejandro Hernández tampoco tienen planeado retornar a esta comunidad. Los tres periodistas mexicanos reportaban los crímenes de sangre asociados al narcotráfico en la región hasta que un día, sus vidas y las de sus familias fueron amenazadas.

Emilio veía el periodismo como la profesión más linda del mundo pero, la falta de protección por parte de las autoridades y de su propio medio de comunicación, lo llevaron a buscar asilo en los Estados Unidos. Cruzó la frontera, al igual que Ricardo y Alejandro, en búsqueda de paz. En la convención 2011 de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos, el trío contó su historia y denunció que México se está convirtiendo en un narco-estado.

Calificando el negocio de las drogas como un cáncer, los reporteros coincidieron en que desde la implementación del Plan Mérida, la nación se ha venido para abajo.  Según Emilio, existe un plan de exterminio ideológico que incluye a la prensa. Ricardo lo confirma al creer que México se ha transformado y cito “en un baño de sangre, ya no somos un grupo el que sufre dolor, ya es todo un país el que sufre”, cierro cita.

El Plan Mérida es un programa de cooperación bilateral entre Estados Unidos y México para frenar la violencia generada por el narcotráfico. Esta iniciativa proporciona habilidades técnicas y asistencia a México para la profesionalización de la policía, el departamento judicial y de penitenciaria,  según informa el portal de la embajada estadounidense en México. 

Emilio, Ricardo y Alejandro opinan que este Plan es fallido y exigen que el actual presidente, Felipe Calderón, detenga lo que consideran es una guerra genocida.  En palabras de Emilio, este dijo y cito: “no quise ser mártir ni seguir una lucha genocida de Felipe Calderón”, cierro cita.

Ahora, los reporteros se enfrentan a la realidad de miles de inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos. Quisieran seguir trabajando en el periodismo pero Emilio reconoce que es difícil porque, cito “Estamos viviendo en un limbo legal. Nos están negando la oportunidad de tener tranquilidad emocional, laboral y familiar”, cierro cita. Además añade que ellos no están en esa nación por placer y cito “no cambiamos nuestra profesión para ser jardineros ni para estar lavando platos”, cierro cita.

Emilio, Ricardo y Alejandro no piensan regresar a Ciudad de Juárez y se cuidan de no recomendar a ningún periodista de hacer lo mismo. Después de ver sus vidas amenazadas, no creen que el lugar sea idóneo para realizar cobertura alguna. Creen que ninguna historia vale el precio de su familia o de su existencia.

Sin embargo, queda preguntarse, ¿qué pasará con el municipio si lo dejamos sin prensa? ¿Sucumbiría el periodismo a la corrupción empresarial y gubernamental? En estas situaciones, el ejercicio de esta profesión es imperativo. Es necesario, es vital.

Ciudad de Juárez y México necesitan del buen periodismo, más ahora que nunca. Por años se ha puesto en entredicho la credibilidad de las autoridades, del gobierno y de los medios de comunicación. No podemos permitir que los periodistas se unan a la estela de la degradación.

El pueblo mexicano quiere una patria segura, busca justicia y paz. El periodismo puede ser la solución sino la única para alcanzarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s