Todos espían


LAJOS 3

Las filtraciones de Edward Snowden sobre la labor de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés)  dieron a conocer la poca, si alguna, privacidad que tienen los ciudadanos en el mundo.

Independientemente de que sean usuarios asiduos del Internet, la industria de las telecomunicaciones en general ha sido motivo de espionaje particularmente después de la Segunda Guerra Mundial cuando EEUU, Canada, Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda se unieron en el acuerdo Echelon.

Según el Dr. Lajos Szászdi, en su conferencia Latinoamérica al descubierto, Snowden sólo ha difundido a la prensa internacional aproximadamente un 1% de la información que recopila esta Agencia.

El experto en materias de defensa y seguridad explicó que Brasil y México fueron los países en la región con mayor exposición dentro del escándalo.  El primero por ser una potencia emergente que podría representar una amenaza a la hegemonía de EEUU tras unirse al batallón de los BRICS y el segundo, por los esfuerzos multilaterales de seguridad fronteriza y lucha contra el narcotráfico.

Szászdi señaló varios ejemplos de satélites y cables submarinos que recopilan información de llamadas, mensajes de texto, correos electrónicos y redes sociales tras el acuerdo de la Agencia con organizaciones proveedoras de estos servicios.

Lo más importante es que Estados Unidos no es el único que ejerce estas prácticas.

Para el analista de medios como RT en Español e HispanTV, el rechazo a estos programas por parte de figuras políticas internacionales tales como Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, y Angela Merkel, Canciller de Alemania, es la falta de inmunidad que tienen los funcionarios diplomáticos como ellas, quienes también fueron vigiladas desde sus aparatos tecnológicos personales.

Rousseff ha pedido a la Organización de las Naciones Unidas organizar un Foro de Espionaje Internacional para el próximo mes de abril en aras de detener esta práctica intromisoria  de los Estados Unidos.

Entre sus medidas destaca proponer la creación de un correo electrónico brasileño cifrado para que las comunicaciones en Brasil se queden dentro de Brasil, lo cual Szászdi considera es un indicio de la “balcanización de la red mundial de la información” y que podría desatar una eventual guerra cibernética entre “los que se espían y los que se defienden”.

Aparte de la posible pérdida multibillonaria en negocios de almacenamiento de información, cuyo 80% radica en la nación norteamericana, estaríamos presenciando la fragmentación del internet como medio de libre acceso y expresión.

Esta conferencia fue organizada por Grupo Latitudes y se llevó a cabo el 5 de febrero de 2014 en el Anf. CRA 108 de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s