¿El fin de la Doctrina Monroe?


A continuación un extracto de mi ponencia ¿El fin de la Doctrina Monroe?: Cambios en el discurso estadounidense presentada el 26 de marzo de 2014 en el Foro: Actores externos en Latinoamérica: Rusia, China y Estados Unidos. Este evento de Grupo Latitudes fue realizado en el Anf. CRA 108 de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.

Para esta ponencia, he decidido enfocarme en el análisis discursivo de los Estados Unidos sobre su relación con Latinoamérica. Quizás muchos de ustedes estarán familiarizados con las intervenciones militares, diplomáticas y financieras que ha tenido esta nación en el continente y es por tal razón que, en aras de discutir otros ángulos, quisiera compartir con ustedes dos puntos de reflexión:

  1. El primero es sencillo. Desde sus inicios y hasta el sol de hoy, la Doctrina Monroe ha propinado un rol paternalista a los Estados Unidos que ha desacreditado, por default, la capacidad de gestión propia de los estados y jefes latinoamericanos.
  2. El segundo punto aborda la fiabilidad de esa nueva visión de la administración de Obama que propone que los estados latinoamericanos vean a Estados Unidos como un igual.

Ahora, creo que sería bueno comenzar recordando los estatutos y la importancia de la Doctrina Monroe.  Esta declaración del ex presidente de los Estados Unidos, James Monroe, en 1823 fue emitida en el contexto de descolonización de naciones latinoamericanas de imperios europeos. El documento surgió a partir y cito: “el momento adecuado para hacer valer, como un principio en el que los derechos y los intereses de los Estados Unidos están involucrados, que los continentes americanos, por la condición libre e independiente que han asumido y mantienen ahora en adelante no estarán sujetos de futura colonización por ninguna potencia europea”.

Años más tarde, el ex presidente Teodoro Roosevelt le añadió un corolario a la Doctrina que exponía y cito:  “Maldad crónica o una impotencia que resulte en la debilitación general de los lazos de la sociedad civilizada, puede, en América, como en otras partes, en última instancia, requerir la intervención de alguna nación civilizada, y en el hemisferio occidental, la adhesión de los Estados Unidos a la doctrina Monroe puede obligar a los Estados Unidos, aunque a regañadientes, en casos flagrantes de tal fechoría o impotencia, con el ejercicio de un poder de policía internacional “, cierro cita.

Aquí valdría detenernos un momento. Palabras claves surgen de ese párrafo como: sociedad civilizada, nación civilizada, obligar y policía internacional. Tomando en consideración que este pronunciamiento fue en el 1904, se puede interpretar que Roosevelt consideró a las naciones del hemisferio como naciones no civilizadas ya que el debilitamiento al que se refiere es de su propia sociedad. Es decir, si terceros ocasionan daños a países en el continente, Estados Unidos lo va a resentir. De igual forma, no duda en elevar el estatus de su nación a uno de civilizado y procede a añadir que es un deber, una obligación característica de ese estatus intervenir por la paz entre sus vecinos y sus intereses en la región. Culmina el párrafo expresando que aún sin quererlo abiertamente, esa vocación o destino manifiesto, como le tienden a llamar algunos “America para los americanos”, los lleva a patrullar, a ejercer poder, reprimir e injusticiar a los atrevidos y nótese que aquí no hace distinción de nacionalidad ni regionalidad.

Eso denota claramente un cierto grado de paternalismo. Paternalismo, según la Real Academia Española, es definido como la tendencia a aplicar las formas de autoridad y protección propias del padre en la familia tradicional a relaciones sociales de otro tipo; políticas, laborales, etc. En este caso, y llegando a mi primer punto, desde el inicio la narrativa de los Estados Unidos dio por sentado dos cosas: supremacía cívica y regional.

Regresando al siglo 20, faltan dos señalamientos por presentar: el primero es la reinterpretación de la Doctrina y el corolario una vez terminada la Segunda Guerra Mundial para impedir la expansión e influencia de la Unión Soviética y el fascismo en la región; y el segundo es la visión del ex presidente John F. Kennedy de construir y cito “un hemisferio donde todas las personas puedan aspirar a una calidad de vida sustentable y adecuada y todos puedan vivir sus vidas con dignidad y libertad”, cierro cita.

Reparo en el primer señalamiento diciendo que ese miedo al comunismo y a medidas socialistas, llevó a las administraciones de Estados Unidos a apoyar dictaduras de extrema derecha, hecho que si se mira bien atenta contra los principios del Corolario, no la Doctrina. Por una parte, los regímenes autocráticos velaban los intereses de Estados Unidos en la región pero por otra parte, lo hacían a costa de los derechos humanos de los ciudadanos lo cual implicaba también “el debilitamiento de los lazos”.

Ese último planteamiento me lleva a la cita de Kennedy, ¿cómo se puede aspirar a una vida digna cuando hay un régimen represivo en el poder?

Si bien Obama y Kerry plantearon que velar por la criminalidad y el narcotráfico en el continente al igual que continuar con intercambios de índole económico, es interesante leer cómo sus narrativas se enfocan más en los logros de Estados Unidos y lo que están dispuestos a hacer con cada relación bilateral que sostienen, en vez de convocar a un tiempo de ideas de tú a tú y no mediante organismos terciarios que con su burocracia maquillan los intereses de cada cual. Y bueno, el caso de Cuba sigue la excepción a la regla de “igualdad” simplemente hasta que el régimen no acepte la democracia.

Mmm, ¿otra vez? ¿Condiciones? Si buscaban un claro indicio de que el fin de la Doctrina Monroe era una farsa, aquí un ejemplo dentro de todo lo que dije.

Nada, concluyo dándole la razón a Obama en que “todos somos americanos” y hago la salvedad de lo que no dijo, “unos más importantes que otros”.

unnamed (1) foro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s