Ucrania sufre crisis de legitimidad


Antes eran docenas, ahora suman el triple. Los grupos separatistas pro-rusos que se han apropiado de varios edificios gubernamentales en ciudades como Donetsk y Sloviansk, localizadas al este de Ucrania, han ganado fuerza y como era de esperarse, han empezado a utilizar la violencia como táctica de ley y orden.

Por Natalia A. Bonilla Berríos

La situación en este país ha alcanzado una crisis de legitimidad porque poco a poco todas las partes involucradas se han ido desacreditando entre sí y sólo resta saber quién prevalecerá.

Por ejemplo, los simpatizantes pro-rusos han proclamado un referéndum para el próximo domingo 11 de mayo en aras de oficializar la secesión de territorios como Donetsk, Jarkov y Luhanks a Rusia.  El gobierno interino de Arseni Yatseniuk ha rechazado la validez de esta celebración y espera resolver la crisis con los comicios presidenciales pautados para el 25 de mayo. No obstante, el régimen de Vladimir Putin ha prometido defender a los pro-rusos si estos son asediados y además, se niega a reconocer la legitimidad de las autoridades interinas ucranianas, quienes a su vez, culpan a éste de estar influenciando a los “rebeldes” buscando desestabilizar la región.

Masked pro-Russian protesters pose for a picture inside a regional government building in Donetsk
Fotos difundidas por los separatistas pro-rusos en Donetsk a los medios de comunicación.

Mientras, la retórica continúa deteriorándose es importante señalar que los resultados de este fin de semana no serán trascendentales en tanto Rusia decida reconocerlos. Los casos de estas ciudades distan por mucho del territorio de Crimea, donde la nación tenía fuertes vínculos históricos y cuya población era mayoritariamente rusa.  Es muy probable que, de elegir la accesión a Rusia, estas ciudades deban esperar porque se les reconozca, pudiendo inclusive quedarse en el mismo “limbo” político que la región de Transnistria en Moldova desde el 1990 y que no ha sido reconocida por Rusia aún.

Aunque, es imprescindible recalcar que la escalada de este conflicto  no se debe principalmente a la influencia que pueda tener las autoridades rusas sobre los separatistas (ya sea incitándolos con promesas de poder, discursos, armas o dinero) sino realmente a la incapacidad del poder interino en Kiev de ejercer gobernanza.

Esa ineficiencia combinada con un mal manejo de la diplomacia (con o sin ayuda/intención de Occidente) ha ayudado a desembocar en este caos que algunos vaticinan se acerca a una guerra civil, aunque hoy desconozcamos si contar o no con el bando del Estado como un protagonista.

Sabemos que los separatistas pro-rusos, si bien pocos, siguen adueñándose de las ciudades y marcando territorio con fotos alusivas a la nueva era que se avecina. Tal y como si un orden previo en Ucrania no existiese y los civiles, voces silentes, han empezado a pagar las consecuencias como el lamentable caso del incendio en Odessa.

Por último, les comparto una gráfica comparativa lo más curiosa difundida por el politólogo Ian Bremmer para su evaluación:

grafica ianbremmer

 

Twitter: @nataliabonilla

La autora es periodista y posee una maestría en Relaciones Internacionales de la Universidad de York, Inglaterra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s