Tres puntos claves sobre disputa Vietnam – China


Desde el pasado martes 13 de mayo, las protestas en las ciudades de Hanoi y Ho Chi Minha no han parado. Miles de manifestantes han cometidos actos delictivos como el incendio de más de 10 fábricas operadas por empresarios chinos y desde entonces, más de 3,000 chinos han evacuado el país.

Por Natalia A. Bonilla Berríos | @nataliabonilla

Pero, ¿qué originó el discurso antichino en Vietnam?  Defensa territorial.  Para las naciones en el continente no le es de extrañarse que, ante el rápido crecimiento económico de China (potencia que ha destronado a Estados Unidos el primer lugar de economía mundial precisamente este año), el gigante rojo decida expandir su influencia y poderío fuera de sus fronteras.

A finales de abril, China desplegó su plataforma petrolera Haiyang Shiyou 981 por las aguas del Mar de China Meridional para extraer el combustible fósil. Esta expedición llegó hasta a 120 millas náuticas de la costa de Vietnam, país que clama la soberanía de esa área marítima y de las islas de Paracelso y Spratly.

Sin embargo, esta tensión no es nueva. En el 2011, una similar escalada entre ambos Estados por las exploraciones chinas en este cuerpo de agua ayudó a reestablecer las relaciones entre Vietnam y Estados Unidos, quien acudió a un llamado de protección.

Es muy importante aclarar que por ese Mar pasan las más importantes rutas de comercio internacional de Asia. La necesidad de China de poder ampliar su negocio de importación y exportación depende en gran parte de su acceso al mar. Por eso también, las relaciones con Japón se han deteriorado en el presente año y de no ser, por los cambios de política exterior de Estados Unidos que favorecen la contención de China, una guerra ya se hubiera desarrollado.

¿Podría escalar el conflicto? Sí. Aunque China no está contemplando resolver militarmente la disputa en estos momentos y la presencia del portaviones estadounidense   USS George Washington a la región será cuestión de tiempo en que sea Estados Unidos quien se enfrente en defensa de sus intereses primero, de eso no debe caber duda, y sus aliados más pequeños después.

La pregunta que queda sobre el tintero, ¿cómo reaccionará China?

Twitter: @nataliabonilla

La autora es periodista y posee una maestría en Relaciones Internacionales de la Universidad de York, Inglaterra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s