Más alimentos y visas para refugiados sirios


El Programa Mundial de Alimentos (PAM) anunció hoy que reanudará la asistencia alimentaria a los millones de refugiados sirios en Jordania, Líbano, Turquía, Irak y Egipto, luego de que el 1 de diciembre se suspendiera la labor por falta de fondos.

En un llamado para aumentar la donación de recursos,  PAM recibió fondos de Estados, entidades e individuos privados que se unieron también a la campaña cibernética #AdollarALifeline.

La meta inicial era recaudar $64 millones de dólares para atender a cerca de 1,7 millones refugiados sirios (de un estimado total de 3,2 millones registrados)  en lo que queda de diciembre de 2014. Según PAM, hasta el momento, los recaudos han superado los $80 millones de dólares.

Esta noticia coincide con el anuncio del Alto Comisionado de Refugiados de las Naciones Unidas en torno a la aprobación de 100.000 visas para repatriar a sirios en distintos países para finales de 2016.

Las peticiones de ambos organismos a la comunidad internacional demuestran el creciente grado de precariedad que vive esta ola migratoria que busca asilo en países fronterizos con Siria, donde se libra una guerra civil que inició en marzo de 2011.

El incremento de casos de matrimonio infantil para “proteger” a las niñas, visto como un alivio a la carga familiar y los reportes de torturas y ataques así como de trata humana, explotación sexual e infantil son algunas señales del deterioro de la situación social, económica y moral de esta población vulnerable.

La crisis de refugiados de Siria ha sido calificada como la peor de nuestros tiempos después de la originada por el genocidio de Ruanda en 1994, según la ONU.

Anteriormente, el director ejecutivo de la agencia – ligada a las Naciones Unidas-, Ertharin Cousin, había indicado en un comunicado que “la suspensión del programa de asistencia de alimentos amenaza la seguridad y salud de esos refugiados y podría generar más tensiones, inestabilidad e inseguridad en los países que los albergan”.

PAM también prevé que para febrero de 2015 la ayuda a los desplazados internos en Siria -alrededor de 4 millones de personas- se quede sin dinero.

Los refugiados sirios representan un enorme reto para la comunidad internacional que debe buscar influenciar o intervenir para resolver un conflicto que se ha salido del control del presidente de Siria,  Bashar Al Assad, los grupos de rebeldes y sus aliados. Además, la presencia del Estado Islámico ganando terreno con sus tácticas consideradas barbáricas amenaza la paz interna y regional.

Se puede esperar que los llamados de ayuda y donaciones por parte de estas agencias continúen por varios años más por el desorden que describe la guerra civil en Siria y la latente posibilidad de que el territorio se convierta en cuna de yihadistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s