La corrupción estanca el crecimiento de Haití


En enero de 2011, entrevisté a una empresaria haitiana que perdió su esposo y su hostal a consecuencia del terremoto que azotó Puerto Príncipe en 2010. Me invitó a pasar a su nueva vivienda en Little Haiti, Miami, un cuartucho donde sólo cabía una cama “queen size”. Allí dormía ella junto con sus dos hijos adolescentes. Nos sentamos al borde de la cama, rodeada de ropa y cachivaches, y entre mi francés básico y el poco inglés que sabía su hija (y cientos de señas después), me contó su historia. 

Ella era una mujer pudiente de la capital, que reconocía tenerlo todo y derrochar su riqueza en carteras y joyas de lujo que antes significaban poder y luego del sismo, nada. Dijo arrepentirse de su amor por lo superficial, cuando en menos de un minuto su vida, su familia y su país, cambiaron por completo. Corrió la suerte de que EE.UU. otorgara viajes a jóvenes para estudiar en la nación, y ella los pudo acompañar por ser menores de edad. En aquel entonces, aprendió a vivir con lo mínimo, depender de alimentos que le regalaban los vecinos, cocinar en una fogata primitiva en el patio de la casa donde ahora vivía y que pertenecía a uno de los miembros de la comunidad.

A los siete meses, un grupo de compañeros y yo estrenamos el documental Haití espera. Entrevistamos a economistas, doctores y estudiantes refugiados para definir por qué el país seguía estancado a pesar de la millonaria ayuda que recibió después del sismo. Mientras algunos criticaron el negocio de las ONG’s presentes, la mayoría coincidió en que la falta de buena gobernanza era la causa principal de los males de Haití, el territorio más pobre de Latinoamérica.

Esta semana tuve la oportunidad de hablar, de manera informal, con especialistas del Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo sobre el progreso de Haití, que no ha adoptado ninguna de las reformas económicas recomendadas. Aunque estos organismos no son santos de devoción y, al igual que tod@s tienen

intereses ocultos (sea la apertura de mercados, capitalismo de desastres, etc), han buscado integrar a Haití en esta metodología de reformas económicas basadas en desarrollo sostenible y APP. Sin embargo, el Gobierno de Martelly se ha negado en participar de esta iniciativa reciente que, en dos años ha logrado 100 reformas económicas exitosas en varios países del Caribe. Según los expertos, la negativa se debe a la rampante corrupción. 

Luego del choque inicial hace cinco años, de estudiar la cobertura mediática esos primeros tres meses de desastre épico, de entrevistar a sobrevivientes agradecidos por tener una segunda oportunidad de vida (inclusive aquellos que me sonreían en el hospital, a pesar de perder un brazo o sus dos piernas), de ver el trauma y la incertidumbre en los rostros de niños y jóvenes por igual; conocer que el propio gobierno no quiere aceptar ayuda regional -muy a pesar de que “valientemente” reconozca que esos fondos pueden desviarse a manos privadas o que se encuentre incapaz de actuar- sólo me hace pensar que Haití está en vías de ser un estado fallido. Si es que no lo es ya…

Veo este panorama, en un contexto donde la diáspora haitiana sufre severa discriminación en países vecinos como República Dominicana y Bahamas, y no puedo evitar recordar otra entrevista que hice al activista haitiano radicado en Miami, Jan Mapou, a un año del terremoto. Mapou había iniciado una campaña para pedir a los políticos que le otorgaran visas de residencia a los haitianos que llegaran a EE.UU. porque para él no había ninguna razón para regresar a su patria. Mapou me dijo, con mucha convicción: “there is no country. There is no country to be president of”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s