El yihadismo se expande a nuevos frentes


El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó unánimemente una resolución para pedir a todos los Estados miembros actuar y prevenir más ataques terroristas por parte del Estado Islámico (EI). La medida surge luego de que los ataques del 13 de noviembre en París dejaran en entredicho la seguridad de Europa y su manejo de la crisis de refugiados. 

Sin embargo, mientras Francia, Rusia y EE.UU. sostienen reuniones para formar una coalición internacional que enfrente el EI en Siria e Irak y, a días en que el Gobierno del Reino Unido decida si unirse o no militarmente a la lucha, un reportaje del New York Times sacó a relucir que ya el grupo terrorista tiene un territorio sustituto: Libia.

ISIS’ Grip on Libyan City Gives it a Fallback Option” es una lectura altamente recomendada. La investigación parte de las preocupaciones iniciales que trajo consigo la intervención de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Libia y cómo, tras el asesinato de Muammar Gaddafi, el país quedó dividido en facciones y ahora el EI se encuentra ganando terreno contra el frente de Al Nusra, o mejor conocido en Occidente como Al Qaeda, otro grupo terrorista con presencia en Siria. 

Son muchos los analistas políticos que señalan que la batalla contra el EI no va a poder ganarse sólo con ataques aéreos porque se necesita también un envío de tropas.  En eso concuerdo porque el caso del éxito “relativo” de Kosovo en 1999 no aplica aquí. Estamos ante un fenómeno mucho más complejo y sin precedentes, y que la comunidad internacional no sabe exactamente cómo derrotar. 

Por una parte está el ejército de Bashar al Assad tratando de recuperar territorio con la ayuda militar de su homólogo ruso, Vladimir Putin, quien a su vez quiere proteger sus intereses financieros y militares en la región. Por otra parte,  EE.UU.  continúa ayudando a los rebeldes y sosteniendo la visión de que Assad debe irse del poder -un hecho que, como terceros, podemos inferir obviamente va en contra de los esfuerzos de Rusia,- pero bueno… 

Para eso Rusia y EE.UU. se siguen reuniendo, buscando conciliar posturas pero ninguno se ha comprometido a enviar tropas.  Ante tanta resistencia (y con razones comprensibles dado que ninguno de los dos Estados quiere aumentar la pérdida de vidas humanas ni arriesgar el apoyo a nivel doméstico), a veces uno llega a cuestionarse por qué. ¿Es Siria una guerra proxy entre EE.UU. y Rusia? O, mejor dicho, ¿entre la OTAN y Rusia? ¿Nos hemos adentrado a una segunda Guerra Fría?

La historia moderna de Rusia refuerza la decisión de Putin de apoyar a Assad porque desde el inicio de las protestas de la Primavera Árabe, vio a los insurgentes como una amenaza al Estado de la misma manera en que Boris Yeltsin y sobretodo, Putin, vieron a los chechenos cuando intentaron independizarse en 1994 y 1999.  Ya sabemos cómo ambas guerras acabaron y ni empecemos a hablar de Georgia o Ucrania…

Otro punto que se ha contemplado es que Turquía sea el que envíe tropas y justo ayer, la Unión Europea se comprometió a facilitarle unos 3.000 millones de euros para que atendiera el flujo de inmigrantes sirios en sus fronteras. ¿E Irán, Arabia Saudita y los demás países árabes? Cada día que pasa, desconocemos más su participación y a quién apoyan y por qué.

Me adentro en estas vertientes consciente de que estas explicaciones no se acercan a capturar la complejidad que presenta la crisis siria para la comunidad internacional. No obstante, es un intento de condensar el nuevo tablero de juego que se está formando y que podría desencadenar en una guerra sin precedentes.

La expansión

Declararle la guerra a un grupo terrorista que cada vez conquista más frentes, primero en Irak, luego en Siria, ahora en Libia; y que cuenta con un creciente número de adeptos en Egipto, es tratar de matar a una Hidra de Lerna. 

Este fin de semana, el Papa Francisco emprendió un viaje por varios países de África y se le llegó a reconocer su valentía al saludar a los ciudadanos en las calles sin mucha protección, convirtiéndolo de ese modo en un blanco expuesto a ataques por parte de yihadistas.

Y es que los actos terroristas en Mali hace unos días son un ejemplo trágico del nivel al que está llegando la batalla ideológica y sangrienta entre el EI y Al Qaeda en el Medio Oriente y África y pronto, en Europa probablemente en el Cáucaso o en los Balcanes por la proximidad y la gran población musulmana en el área.

¿Nos debería importar? Sí. Porque el terrorismo, que no es un concepto nuevo, está cobrando más prominencia en el siglo 21 y acabando miles de vidas y sueños en el camino. Al Shabaab en Somalia y Boko Haram en Nigeria ya han declarado su apoyo al EI. El fenómeno ha evolucionado a tal medida que, antes,  se pensaba que capturando a Osama bin Laden se acabaría la lucha contra Al Qaeda. Ahora el EI no aspira a sostener una burocracia gubernamental, es más, no reconoce el derecho internacional.

El EI se está convirtiendo en una empresa que financia sus fines con la venta de petróleo, drogas y personas y también, donaciones de individuos que creen en su causa.

¿Puede la comunidad internacional derrotar al EI? Depende. Acabar con el activismo político puede ocurrir, pero acabar con la ideología es más difícil y más cuando, no se proyecta una opción que sustituya el vacío de poder que deje este grupo. 

¿Podría el EI ser una amenaza para la seguridad global? Sí. Tiene el potencial. ¿Sentarse a negociar con ellos? Bueno,  ¿es costumbre de los Jefes de Estado sentarse a negociar con grupos que considera terroristas? No. ¿Quiere el EI negociar? No. Para los miembros del EI, su estrategia ha dado resultado. Ha provocado inestabilidad internacional.

En vez de señalar las múltiples formas en que esta situación pudo haberse evitado (clic aquí para una lectura interesante sobre esto), culmino este post recordando una columna muy amena que leí el fin de semana de una escritora con miedo a reanudar su vida en París tras los ataques del 13 de noviembre. La autora destacaba cuán osada era la cultura de los franceses porque seguían reuniéndose en cafés y participando de actividades masivas a pesar de que la tragedia ocurrió hace poco menos de un mes. El espectáculo debe continuar, la vida sigue…una actitud así, denunció. 

Su argumento es comprensible. Es normal reaccionar con alarma y precaución ante este tipo de sucesos y más cuando pasan los días y las noticias empeoran y en varias partes del mundo de manera casi simultánea. Puede llegar a ser abrumador, puede acabar con la esperanza, puede llenar al ser humano de miedo y frustración.

Y sin embargo, en tiempos como estos es bueno recordar las guerras e injusticias que se han librado a través de la historia de la Humanidad y no desde un punto de vista de morbo o sarcasmo sino más bien para entender cómo se han resuelto o transformado. En gran parte, se han solucionado -para bien o para mal-, debido a los líderes de esas épocas y por otra, debido a sus poblaciones.

Sería bueno cuestionarnos, ¿con qué líderes contamos hoy?  y ¿qué decisiones tomamos nosotros?

N.

P.D. No quiero pasar por alto que hoy comienza la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en París, mejor conocida como la COP21, donde se prevé un nuevo acuerdo que reemplace el protocolo de Kioto. Más adelante en la semana escribiré otra nota sobre este tema pero mientras tanto les adelanto varios enlaces relacionados que pueden ser de interés: 

COP 21: 6 preguntas para entender por qué es tan importante la cumbre del cambio climático en París

Claves para entender la COP21

COP21: ‘Never have the stakes been so high’

El Caribe pide medidas para frenar el calentamiento global

2015 is set to be the hottest year in record

Meet Denmark’s First 100% Renewable Energy Island

Libro recomendado: This changes everything

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s