Qué implica la visión proteccionista de Trump


 Donald Trump asumió hoy el cargo de presidente del país reafirmando sentimientos de unidad, patriotismo y supremacía de la nación norteamericana. A continuación el análisis de su discurso.

“Estados Unidos primero” será la política de la nueva Administración.

Por un Gobierno del “pueblo”

Trump confirmó en su discurso de toma de posesión lo que muchos expertos vaticinaban y es que estamos ante una aparente era de populismo en EE.UU. Aunque la figura del magnate no responda a la de otros líderes que encabezan esta ideología, su ofensiva contra el establishment fue directa.

“Hoy no solamente estamos transfiriendo el poder de un gobierno a otro, o de un partido a otro, estamos transfiriendo el poder de Washington para devolvérselo a ustedes, ciudadanos estadounidenses.”

La última frase -que ya varios críticos atribuyeron a ser una copia de la de Bane, uno de los villanos de la ficticia Ciudad Gótica- respondía a la teoría de que por décadas la clase gobernante elite en Washington, D.C. ha aprobado políticas públicas que la favorecía pero no a los ciudadanos. Denunció que “los políticos prosperaron”  a costa del cierre de empresas y recortes de empleos.

“Este momento es el momento de todos. Pertenece a ustedes”, dijo Trump y añadió que “el 20 de enero del 2017 será recordado como el día en que el pueblo volvió a controlar esta nación”.  Esa alegoría responde a su plan de devolver sentido al nombre de Estados Unidos de América. También expresó que atendería la violencia que se vive en las calles del país y apeló al sentido patrio para decir que el dolor de cada víctima es compartido a nivel nacional.

“Esta masacre estadounidense se detiene aquí mismo y ahora mismo”, sentenció.

Una nación rica y ganadora ante el mundo

El nuevo presidente de EE.UU. no mencionó el famoso muro fronterizo que prometió construir y que ha advertido que haría a México pagar por ello. Sin embargo, sí habló en términos económicos cómo la riqueza de la nación había sido destinada por años a ayudar a otros países en vez de atender los asuntos domésticos. Este llamado de atención podría significar una merma de fondos para organismos y ayuda internacional que sean críticos de o no respondan a los intereses de su Administración.

“Hicimos ricas a otras naciones mientras la riqueza, fortaleza y confianza de nuestro país desapareció del horizonte. Una a una, las empresas cerraron y dejaron nuestras costas, sin pensar en los millones y más millones de trabajadores estadounidenses que dejaron atrás. La riqueza de nuestra clase media fue sacada de sus hogares y luego redistribuida a lo largo del mundo entero.”

Enfatizó en la creación de empleos, el fortalecimiento de industrias de construcción e infraestructura y energía. “Seguiremos dos reglas simples: compra estadounidense y contrata estadounidense.”

El magnate y autor de “El arte de la negociación” planteó que el país iba ahora a ganar en las relaciones comerciales y que recuperaría su fuerza como super potencia. Según Trump, “Estados Unidos comenzará a ganar de nuevo, ganará como nunca antes lo ha hecho. Recuperaremos nuestros trabajos. Recuperaremos nuestras fronteras. Recuperaremos nuestra riqueza. Y recuperaremos nuestros sueños.”

Derrocar al Estado Islámico

En cuanto a política exterior, Trump fue reservado al sólo mencionar que “intentaremos ser amigos y mostrar buena voluntad con las naciones del mundo, pero lo haremos en el entendido de que todas las naciones tienen derecho a poner sus intereses primero.”  Esa visión realista fue acompañada de la controvertida frase “no buscamos imponer nuestro estilo de vida a nadie”.

En la nueva página web de la Casa Blanca, se detalla que derrocar al Estado Islámico y otros grupos yihadistas será la mayor prioridad para la Administración de Trump en política exterior. Para ello prevé la aprobación de agresivas operaciones militares conjuntas con aliados y una reforma para fortalecer las fuerzas armadas del país. Con esta plataforma, es probable que reanude la Guerra Global contra el Terror  y la escale a nuevos frentes.

El regreso de la religión a Washington

Más allá del típico “Dios bendiga a EE.UU”, el nuevo presidente se refirió a la Biblia para apelar a la unidad nacional. “La Biblia nos dice: “Que bueno y agradable es cuando el pueblo de Dios vive unido”. Debemos hablar abiertamente, debatir nuestros desacuerdos honestamente, pero perseguir siempre la solidaridad. Cuando Estados Unidos está unido, Estados Unidos es totalmente imparable.”

Trump señaló que el país es y siempre estará protegido por el poder militar y de seguridad que posee y que no hay razón para temer que su Administración salvaguardará los intereses y las vidas de la nación.

“Estaremos protegidos por los hombres y mujeres grandiosos de nuestro ejército y por las fuerzas policiales y, más importante aún, estamos protegidos por Dios.”

(Foto de portada publicada en The Guardian, crédito Mark Wilson/Getty Images)

Escrito por

Soy periodista y productora de documentales sobre conflictos, paz y género. En mi blog Cosmopolita escribo apuntes de viajes y análisis sobre lo que ocurre en el mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s