Guatemala de luto, una semana después


Cobertura especial desde Ciudad de Guatemala

Frente al Palacio Nacional de Cultura, un despliegue de velas derretidas, peluches y flores secas adornan una hilera de carteles en el suelo que leen “Lo siento”. Con el pasar del tiempo, por cada mujer que se acerca a los mensajes por la muerte en un incendio de 40 niñas, una media de cinco hombres de diferentes edades se une a la fila. Contemplan en silencio los adornos de este memorial improvisado por la organización civil Justicia Ya.

A veces murmuran entre sí palabras que no alcanzan al pleno, sin chasquidos, ni pena aunque sí, a veces, con un deje de dolor. Un chico de unos 18 años le preguntó a su mamá por qué se desviaba del camino en la Plaza de la Constitución para ver el espacio. “Ya están muertas mamá”, sentenció tan pronto la alcanzó.

Esta es una de las escenas que se repiten con frecuencia a diferentes horas del día luego de que el 7 de marzo un amotinamiento en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, en San José de Pinula (ubicado a unos 50 minutos al oeste de la Ciudad de Guatemala), acabara en un incendio cuyas causas aún no han sido determinadas.

Tres personas han sido detenidas por este incidente en el hogar público, con capacidad de 500 personas pero que albergaba a uno/as 800 niño/as y adolescentes, entre ellos el secretario de Bienestar Social, Carlos Rodas.  Aún es muy pronto para catalogar este incidente como un crimen de Estado, a pesar de que múltiples organizaciones feministas y de derechos humanos lo han calificado como un feminicidio institucional.

Una de las causas del amotinamiento que líderes sindicales han apuntado está relacionada al hastío que debió sentir la juventud ante los abusos sexuales y físicos que recibían y que se habían reportado desde hace años en este y otros hogares manejados por la Secretaría de Bienestar Social.

El martes llegué a Ciudad de Guatemala para realizar una cobertura del caso. 48 horas después, dejo el país con sentimientos encontrados. La indiferencia del Estado hacia su pueblo, la violencia sistemática y pobreza económica y mental que mantiene contra las mujeres y la niñez, desde el 1960 hasta la actualidad, es abominable.

Un señor mayor de 60 años que pedía dinero arrodillado en la calle me comentó que lo importante “es saber que viviste la vida, pobremente, pero la viviste”. Lamentablemente, las mujeres no pueden decir lo mismo cuando hay una agenda institucional, legado del conflicto armado interno, que aún hoy permite el uso de la violencia sexual como un arma de guerra contra ellas. Por gusto, aburrimiento, deseo, impunidad.

“Hemos naturalizado la violencia. El Estado no protege a las mujeres de las violaciones, las obligan a ser madres y luego no les proporciona ayuda para proveer a sus hijo/as. Las niñas deben dejar la escuela porque el bebé come cada dos horas y no tienen dinero para pagar por fórmulas. Luego lo/as abandonan porque no pueden más. Es un ciclo vicioso, ” me dijo una abogada.

En Guatemala, el aborto es prohibido por ley. Quienes incumplan pueden ser sujetas a una pena máxima de tres años en prisión. En lo que continúa la investigación para determinar las causas del incendio del Hogar Seguro -que cobró las vidas de 40 niñas y dejó a una decena de otras con quemaduras graves y luchando por sobrevivir-, el Congreso del país debate eliminar el impuesto de 15 % al tabaco que iba dirigido a programas de salud reproductiva. Actualmente, el Gobierno de Guatemala sólo invierte el 1 % de su PIB a la Salud.

Termino este apunte de viaje recomendando la labor de colegas en Plaza Pública y Nómada que me proveyeron asistencia para las investigaciones que próximamente les compartiré.

Los invito a leer sus reportajes sobre este caso:

Cómo se viven 8 días de buscar a una niña en Guatemala

Estos testimonios apuntan a un crimen de Estado

Las razones del amotinamiento en Hogar Seguro

“No eran calladitas y eso no les gustó. Defendieron sus derechos y el Estado las quemó”

¿Quién y qué es el Estado?

No fue el fuego, fue la negligencia

(Foto de portada tomada por Natalia Bonilla, cobertura especial desde Guatemala)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s